sábado, 3 de enero de 2015

Cerrado por desahucio

No podía ni imaginar, cuando comencé a escribir en este cuaderno, que conocería a tantas personas inteligentes, que incluso intercambiaría con ellas opiniones, ideas, ilusiones, emociones… Han sido más de cinco años de pasión, pero, como parece y es inevitable, toda pasión conduce a la muerte. Ya es hora.

Me disculparán ustedes que me despida así, pero lo cierto es que pensé incluso en no hacerlo, y solo un último sentimiento de gratitud, unido a la educación de la que me reclamo deudor, me han impulsado, finalmente, a escribir estas últimas palabras de agradecimiento a todos cuantos me han soportado en estos años.

Les ruego que me perdonen si a alguien ofendí; si a alguno ignoré; si se sintieron airados, o desencantados; si esperaban más o algo distinto… Lo hice como mejor supe, pero ya es la hora…

Eso es todo, amigos.


13 comentarios:

  1. Javier, cuando alguien que ha sido compañero de camino se va, siento tristeza, más porque voy viendo que este mundo de los blogs desfallece languideciendo y casi está moribundo, si no muerto. Ayer lancé una propuesta de debate interesante sobre el papel de la memoria en el aprendizaje y lo único que conseguí con alguna intensidad fue una serie de tuits a modo de eslaganes o consignas sobre el tema. Ya no se redacta, ya no se razona sosegadamente como hacíamos hace cinco o siete años en que el mundo bloguero estaba en auge. Y yo lo siento porque es lo único que soy capaz de hacer. Escribir posts que desaparecen en el vacío o casi. Entiendo tu abandono. Todo lo que empieza, acaba, máxime en este tiempo de wassaps y tuits (aunque estos ya también están pasando) u otras redes sociales. Siento tu marcha. Te leía con frecuencia aunque no comentara. A veces tu pesimismo radical me alejaba de hacerlo. En fin, uno más que se va. Recibe un fuerte abrazo. Y si algún día decides cambiar de opinión, siempre puedes volver. Yo lo he hecho varias veces y el adiós se convierte en un hasta luego... pero esto están chungo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier , descubrí tu blog al azar y me gustaba leerte , aunque nunca te comentara pues no suelo comentar en ningún blog.Yo publico en mi blog de forma bastante pausada , así que si consideras oportuno tómate un descanso o publica cuando tengas tiempo o te apetezca , la verdad es que entristece ver que cada vez se cierran más blogs.Soy una lectora bastante reciente de tu blog , así que yo también prefiero decirte un hasta luego , en vez de un adiós , por si decides cambiar de opinión y volver a publicar.Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Javier, siento mucho que te vayas. Tus reflexiones en el blog eran un ejemplo de inteligencia y sensatez. Pensar que ya no podré leer tus escritos me entristece. Tengo la sensación, sin embargo, que volverás, pues mente inquieta no puede quedar silenciada. Hasta pronto
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  4. Aunque hace ya muchos meses que no frecuento los blogs con asiduidad, lo cierto es que no me deja indiferente que eches el cierre al tuyo. Pero como esto va por épocas, quién sabe, quizás llegue el momento en que decidas volver.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Javier, me uno a lo que dicen Francesc, Luis y Joselu y lo comparto y lo suscribo. Yo también he visitado tu blog con asiduidad y tú, lo sé por tus acertados comentarios, te has pasado por el mío. En fin, que sea un hasta luego, o una refundación cambiando el formato. En cualquier caso, un fuerte abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  6. Como cada cual, Javier, entiende lo de los blogs a su manera, me parece comprensible que, por hartazgo, o desahucio, te parezca un esfuerzo inútil seguir manteniendo esta Raza de Caín de la que todos formamos parte. Creo que haces mal, te seré sincero. Un blog es una invitación a entrar en un mundo propio y ofrecer algo, u ofrecerse uno mismo, a los demás para pasar un rato juntos, charlar de nuestras cosas y no sentirse en el fondo tan solo como quienes leen y escriben suelen estarlo, por inevitable ley del doble oficio. En tu caso, he de reconocer que había de aguzar el ingenio para levantar un torrente de vida que luchara con ese desierto que, como en La mujer de arena, amenaza con cubrir y matar a quien lo sufre. Espero y deseo, sin embargo, que salga ganando tu dedicación literaria. Lo propio sería, no obstante, dejar este blog abierto, aun rediseñado, como "página oficial del autor" para ir teniendo noticias de esa dedicación y de sus resultados, además de para ir mostrando los materiales que te interese mostrar. En fin, es una propuesta. Hagas lo que hagas, Javier, sabes que en mi blog siempre serás más que bien recibido, porque no se puede prescindir de los comentarios inteligentes. Nos vemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Entiendo tus razones pero no puedo evitar sentir pena. Te mando un fuerte abrazo, comparto con el resto de personas que te han dejado comentarios ese hueco que dejas.

    ResponderEliminar
  8. Algunas veces pienso si ésto que te ha sucedido es la historia natural de una pasión, o el resultado de lo que describe Joselu, ya no se redacta, ya no se razona desde la trinchera. Sentí durante largo tiempo que los blogs eran una especie de trinchera del pensamiento y que los blogueros/as españoles eran resistentes al desgaste.
    A veces pienso que esta trinchera, para ser mas efectiva, debería convertirse en guerrilla. Nunca me he despedido, a veces me dan ganas de volver. Los argentinos tenemos alguna historia en eso de las guerrillas pero para eso no hay que estar solos.

    ResponderEliminar
  9. Jod... Llego y ya ha cerrado la paraeta. Qué rabia.

    ResponderEliminar
  10. Jod... Llego y ya ha cerrado la paraeta. Qué rabia.

    ResponderEliminar
  11. Por fin encuentro en la red algo inteligente, interesante, que vale la pena y está cerrado... disfrutaré por lo pronto lo que quedó aquí inscrito para quienes buscamos en el pasado un incentivo para soportar la banalidad de la vida diaria...

    ResponderEliminar

Sepan quantos esta carta vieren: conçejos, justiçias, regidores, caualleros, escuderos, ofiçiales e omes buenos, como porque la principal cosa a que yo vine a estas partes no es acabada, e pues como estamos pobres e menesterosos, e faltos de seso e entendimiento, e porque lugar es este en que han de façer por grand voluntad la merçed los que agora son e de aquí adelante nos den su opinion...